sábado, marzo 21, 2015

Estudiantes de la Universidad Pública Colegio Mayor de Cundinamarca se pronuncian

En respuesta al comunicado emitido por la rectoría de la Universidad Pública Colegio Mayor de Cundinamarca el día 19 de Marzo de 2015, la Asamblea General Estudiantil emite el siguiente pronunciamiento explicando las razones para declararse en Asamblea Permanente con el ánimo de construir un documento final que pueda ser presentado a la rectoría y que dé cuenta del necesario aporte de la educación pública a la construcción de la paz con justicia social.
 
Bogotá D.C., 20 de Marzo de 2015 
Al Rector Carlos Alberto Corrales Medina, a la comunidad universitaria y a la opinión pública.

Saludamos el pronunciamiento por parte del señor rector referente a la situación por la cual atraviesa en estos momentos la Universidad Pública Colegio Mayor de Cundinamarca, celebramos la celeridad con la cual emiten los respectivos pronunciamientos y anhelamos la misma celeridad de sus pronunciamientos a la hora de conjurar, ojalá de la mano del estamento estudiantil, del estamento docente y de los trabajadores, la actual crisis que padece la universidad, teniendo en cuenta que a estos estamentos también les concierne el construir una universidad donde se promueva la dignidad, la democracia y la justicia social.


Creemos vehementemente que las problemáticas no se reducen a las que el rector de manera sucinta hace referencia, así mismo quisiéramos pensar que el hecho de no mencionar el resto de las problemáticas por las cuales atraviesa la institución de educación superior del orden nacional no responde al desconocimiento como tal de dicha realidad, sino por el contrario queremos pensar que lo omitió de manera inocente para no redundar en las causas que hoy por hoy alimentan la movilización de la comunidad universitaria.

Así pues nos permitiremos dar una respuesta a su pronunciamiento, pero también complementar y ahondar un poco más sobre los puntos a los cuales usted se refirió en su inmediatamente anterior comunicado. Nos place realmente que haga expresa su voluntad para trabajar en equipo, sin embargo ese trabajo en equipo debe reflejarse en la voluntad política concretada en hechos, entendidos como espacios realmente abiertos en donde los diferentes estamentos que conforman la comunidad universitaria tengan realmente incidencia en la toma de decisiones que confluyen en el rumbo que por que opte la universidad; lo anterior se traduce en empezar a generar el debate sobre la construcción de una verdadera democracia universitaria (a esto nos referiremos más adelante en este documento).

Nos parece muy curioso que el rector se refiera a garantizar “la libertad de expresión” cuando en repetidas oportunidades contra espacios organizativos propuestos por el estamento estudiantil se ejercen medidas de represión que coartan la libertad de expresión, derecho fundamental consagrado en el artículo 20 de la Constitución Política Colombiana; estas medidas de represión también recaen sobre el estamento docente, reflejadas directamente en el ejercicio de sus labores para con la institución, concretamente, en la disminución de horas de cátedra a docentes que fomentan el pensamiento crítico, la persecución a los docentes que de una u otra forma ven de una manera positiva que exista ese espíritu de transformación en una universidad que piensa en la construcción de paz con justicia social.

Queremos manifestar de manera muy respetuosa que el estamento estudiantil ya no cree en la democracia universitaria que profesa el sistema de instituciones de educación superior actualmente, es por ello que no sólo el movimiento estudiantil de la Universidad Pública Colegio Mayor de Cundinamarca, sino el movimiento estudiantil de toda Colombia piensa en otra democracia, la democracia que se piensa todo un país, la democracia que camina hacia la paz con justicia social. Los actuales órganos colegiados que componen el gobierno universitario son realmente limitados y no permiten una incidencia concreta en la construcción de una universidad para el pueblo, que conduzcan a que la educación sea un derecho que se pueda ejercer con dignidad.

Así las cosas el estamento estudiantil, que no es indiferente a la realidad de la educación pública colombiana y en concreto la Universidad Pública Colegio Mayor de Cundinamarca se ha venido organizando y actuando, agotando todas las vías que hasta el momento ofrece la democracia que impera y es por ello que se ha hecho necesario, para garantizar un ejercicio consciente de construcción alternativa de universidad, que nos tomemos el espacio de reflexión, crítica, y propuesta en el marco de una asamblea permanente, de bloqueos y de toma en conjunto de toda la universidad, que también se adopta como mecanismo de presión ante el silencio que comulga con la administración ante una crisis que ya no se puede ocultar.

Ahora bien, el rector habla de comprometerse a participar en los debates en torno al futuro de la educación superior pública, nosotros quisiéramos invitarlo a que nos exprese ¿Cuál es el futuro concreto que se está proyectando para la educación superior pública? ¿Acaso es el futuro que viene proyectando la administración actual en la política que aplica en nuestra institución, que se traduce en fomentar la construcción de una universidad tecnocrática que no responde a las necesidades de la realidad colombiana sino sencillamente a los intereses del gran capital?

Concretamente esta política se ve reflejada en el porcentaje de recursos que recauda la universidad con la venta de servicios como los cursos de extensión (diplomados, seminarios y talleres programados) que capitalizan un porcentaje considerable junto con el recaudo de derechos pecuniarios por parte de los estudiantes (matrículas) y que constituyen un poco más de la mitad de los recursos que necesita la universidad para su funcionamiento. Entonces bien, ¿Cuál es el futuro de la educación superior pública que proyecta la actual administración si no hace más que viabilizar la política de privatización que sostiene al Gobierno Nacional? Si la respuesta es que simplemente se dedica como buen servidor público a ejecutar la política pública de educación superior, ya podríamos nosotros imaginarnos el panorama que le espera a la Universidad Pública Colegio Mayor de Cundinamacara que no será distinto al resto del sistema universitario estatal.

El movimiento estudiantil colombiano y nosotros como parte de este nos oponemos rotundamente a esa visión de universidad que se viene imponiendo a esta institución y que hace parte de la línea posfordista del actual modelo de producción. Esta política, para el contexto en el cual se encuentra el país, en nada ayuda para la construcción de la paz, sino que por el contrario profundiza el conflicto político, social y armado que se vive en nuestro país hace mas de cincuenta años. Sumados entonces a la Propuesta de ley alternativa de educación superior que construyó el movimiento estudiantil colombiano en el marco de la movilización por la reforma a la ley 30, se planteó al Gobierno Nacional frente al tema de financiamiento del sistema universitario estatal, un congelamiento de las matrículas hasta tanto sea saldada la deuda histórica que el gobierno nacional tiene para con las instituciones de educación superior pública [1]

"El Estado debe ejercer la función de inspección, vigilancia y control sobre los montos de las matriculas en universidades colombianas. Los estudiantes debemos ser partícipes de manera real en las discusiones que al interior de las universidades se dan en torno al particular. Estas medidas deben estar orientadas hacia el congelamiento de matrículas en universidades privadas y públicas y la gratuidad en las universidades públicas hacia el futuro tanto en pregrado como en posgrado.” (Programa Mínimo del Movimiento Estudiantil Universitario Colombiano - Documento construido y aprobado en la Mesa Amplia Nacional Estudiantil los días 20 y 21 de agosto de 2011 en la Universidad Distrital)

De igual manera vemos con buenos ojos que la administración de la universidad tenga volcados todos sus esfuerzos jurídicos y administrativos en aras de garantizar que el proyecto de planta física para la Universidad Pública Colegio Mayor de Cundinamarca sea una realidad. Sin embargo vemos con preocupación bajo qué criterios esté supeditada esta labor, esto en el entendido de que es el Gobierno Nacional el que debe garantizar que este proyecto no sea en detrimento de una construcción de proyecto de universidad digno y acorde con la realidad de la comunidad universitaria unicolmayorista. Así pues sugerimos a la administración y a su equipo jurídico que por el momento tenga en cuenta los insumos sobre predios y planta física de la Ley alternativa de educación superior que construyó el movimiento estudiantil colombiano. Lo anterior mientras que la Asamblea general de estudiantes termina la construcción de un documento final en mesas de trabajo, que se está realizando con el ánimo de proyectar una universidad acorde al tamaño de nuestros sueños. 

Así las cosas, al señor rector le invitamos a la cordura, que recuerde que es servidor público y le debe respeto a la Constitución y a la ley y que con los pronunciamientos hasta ahora emitidos ha vulnerado los derechos fundamentales de: libertad de expresión, derecho de reunión y libertad de asociación, contemplados en los artículos 20, 37 y 38 de la Constitución Política Colombiana.

La Universidad debe ser un espacio donde la crítica y la transformación de la sociedad sean el pan del cada día, que alimenten el camino hacia la construcción de un nuevo país, hacia la construcción de la paz con justicia social y la universidad que subsiste actualmente trunca estos anhelos, por ello nos hemos sumado todos y cada uno de nosotros al proceso de transformación profunda que requiere la universidad para conjurar la crisis por la que atraviesa nuestra universidad. 
Por Democracia y Paz

Asamblea General de Estudiantes de la Universidad Pública Colegio Mayor de Cundinamarca

No hay comentarios.:

Publicar un comentario